Razón 3: Tus cambios de humor le recuerdan a una loca

¿Cómo evitar que nuestra relación sea victima de la ansiedad que tenemos dentro?

Al momento de analizar una relación y cómo nuestras actitudes repercuten sobre ella, pocas mujeres entramos en un estado de autocrítica.

Es más, pocas veces nos ponemos a pensar cómo nuestros estados de ansiedad salen a la luz y cual huracán, demuelen todo a nuestro paso (incluyendo nuestra posibilidad de estrechar lazos con nuestro hombre).

¿Te has puesto a pensar que tus ataques de histeria son como huracanes que arrasan todo a su paso?

¿Te has puesto a pensar que tus ataques de ira son como huracanes que arrasan todo a su paso?

Por otro lado, pocos hombres se atreven a poner este problema sobre el tapete.

Pero aunque a veces no lo demuestren, muchos hombres sienten una fuerte necesidad de salir corriendo cuando perciben que su pareja entra en un estado de ansiedad del que resulta imposible salir escuchando razones.

Incluso, muchos llegan al punto de romper cualquier vínculo con mujeres así.

Esta podría ser la respuesta ante varias de esas rupturas que a veces oímos comentar, en las cuales ellas explican la situación diciendo “Me dejó y no entiendo por qué”.

A pesar de estos indicios, muchas mujeres persisten reaccionar con ira o ansiedad ante situaciones que ameritan un comportamiento más asertivo.

La pregunta entonces es ¿por qué vivimos en estado de permanente ansiedad y reaccionamos así a pesar de que no conseguimos nada de nuestra pareja?

 

Haciendo pataletas

Diversas hipótesis pueden tejerse al respecto, pero una de las mas confiables es que muchas de estas mujeres descubrieron en algún momento de sus vidas que armar una tragedia griega ante un lío menor les permitía llamar la atención de los hombres.

¿Te funcionaba esto cuando eras niña?
¿Te funcionaba esto cuando eras niña?

 

Así, sin importar la razón, ellas aprendieron a llamar la atención como unas niñas pequeñas armando una escena ante cualquier circunstancia.

O tal vez ellas necesitan sentir la emoción del drama ante una necesidad de vivir momentos “excitantes” en sus vidas, y crean esta agitación para sumar un poco de emoción al momento.

Esas pataletas, propias de niños malcriados, no resultan ni atractivas ni eficaces para lograr nuestro objetivo principal: lograr que nuestro hombre se comprometa.

 

La importancia del autocontrol

En este punto es importante recalcar la importancia de controlar nuestras emociones y tener presentes nuestras prioridades antes de explotar como una bomba de tiempo.

De no conseguir esto, él tendrá serios problemas para contraer un compromiso contigo, por que no sabrá qué hacer para controlarte, o si está comprometiéndose con una mujer o con una niña malcriada.

Entonces es importante recalcar y enfatizar: tus constantes ataques de ansiedad, las peleas o escenas que puedas armar (en público o en privado) o esa forma de resolver los problemas a punta de ataques de llanto e histeria NO SON ATRACTIVAS.

Ahora bien, esto no quiere decir que no puedas mostrarte vulnerable ante tu hombre o que no puedas hacerle saber que te sientes dolida por alguna situación. Lo que queremos resaltar es el comportamiento compulsivo que lleva a algunas mujeres a explotar rabiosamente por problemas mínimos y cotidianos como olvidar bajar la tapa del excusado o completar la lista de las compras de la semana.

Ante esta situación, es importante mirar adentro de nosotros antes que volcar en otra persona nuestra salud mental: ¿qué es lo que nos molesta exactamente? ¿no estamos proyectando nuestra ira y mal humor en otra persona cuando lo que deseamos es simplemente desfogarnos por que tuvimos un mal día?

Atrévete a mirar al fondo del pozo e identifica el origen de tus emociones, antes que ellas terminen por traicionarte a ti y a tu relación.

Las relaciones de pareja implican trabajo, en conjunto e individual. Lamentablemente no es fácil pero tampoco imposible.

 

Lo que ellos REALMENTE piensan del drama

Cada vez que los hombres tienen que enfrentar tu drama, se le pasan por la cabeza ideas como las siguientes:

  • No puedo confiar en ella ni en su comportamiento.

 

  • ¿Cómo voy a presentarla ante mis amigos si es capaz de hacer una escena así y dejarme en ridículo?

 

  • Ella es una loca histérica ¿cuanto falta para que termine con su escena?

 

  • Cualquier cosa (¡asi es, cualquier cosa!) mientras tu interpretas una tragedia griega el puede estar pensando en el último partido de fútbol, el asunto de trabajo que tiene que resolver, el sandwich que se comió ayer, etc etc.

De manera que, si crees que puedes atraerlo hacia ti haciendo escenas cada cierto tiempo, te equivocas.

Una vez aclarado este punto, es momento de pasar a la razón número 4 por la cual el no desea comprometerse contigo: lo que proyectas hacia el mundo y lo que él espera de ti.